Cambios externos que se producen en la mujer durante el embarazo

Aumento de los senos, cambios en la piel... ¿qué cambios externos se producen en el cuerpo de la futura mamá? Descubre qué pasa cuando te quedas embaraza y continúa la gestación.

Como bien hemos explicado en el anterior post sobre los cambios internos que se producen en la madre durante el embarazo, los cambios externos también son variados según la mujer y frecuentes.

cambios externos embarazo

Los cambios externos más habituales y que se detectan a simple vista es la barriga prominente y los pechos más grandes al igual que el peso en general que también se verá implicado.

Sin embargo se desconocen otros cambios que son menos visibles pero que también son considerados cambios externos como el peso, el aumento de pechos o la barriga.

Cambios externos que se producirán en la madre

A cada mujer se le presenta el embarazo de manera diferente, aunque tienen en común algunos cambios que son bastante fáciles de divisar, muchos de ellos las hace atractivas o más hermosas pero otros en cambio no son tan agradables pero sí necesarios para la gestación:

  • Senos más grandes: A partir de la semana 16 los senos comenzarán a aumentar de peso y los notarás más llenos, los pezones se oscurecerán y podrás sentirlos más duros. Los estrógenos y la progesterona son los causantes de estos cambios tan drásticos desde bien temprano. No te alarmes si tus senos aumentan de manera rápida y cogen bastante peso simplemente se están preparando para dar de mamar al bebé cuando llegue el momento.
  • Aumento de peso: Es normal que a medida que avance el embarazo el aumento de peso en cada trimestre sea considerable, mientras esté dentro de los límites marcados y saludables no corres ningún riesgo. No te olvides de que cada embarazo es diferente y si ya has tenido hijos el peso será diferente en cada gestación así que no te guíes por el peso de las otras mamás o de alguna experiencia anterior.
  • Cambios en la piel: Los cambios en la piel de una mujer embarazada son diferentes pero también son visibles en menor medida, aunque algunos suelen ser bastante incómodos o incluso antiestéticos. Padecer acné, ardor en los pies o las manos, excreencias de la piel, cloasma sobre todo en la cara o la tan habitual línea negra que aparece desde el ombligo hasta el hueso púbico.
  • Cambios en las uñas y el pelo: A pesar de ser menos conocidos o sobre los que menos se habla, el crecimiento de las uñas es un hecho, su velocidad de crecimiento se doblará y se volverán más fuertes. El pelo también sufre cambios por lo que su crecimiento también será más rápido y lo sentirás más fuerte. Puede que aparezca vello en zonas del cuerpo donde antes del embarazo no era posible, pero nada más terminar el embarazo se volverá a controlar, pues las hormonas volverán a sus niveles normales.

Imagen |

Hacer un comentario