La cistitis es una infección de orina muy frecuente en el embarazo. Conoce sus causas, sus síntomas principales y el tratamiento médico más adecuado.

A medida que avanza el tiempo de gestación pueden aparecer ciertos problemas que son más frecuentes de lo que pensamos, como puede ser el caso de la cistitis, dicha infección provoca unos síntomas molestos a la hora de orinar e incomodidad en la zona del pubis.

cistitis

Muchas mamás durante el embarazo se quejan de molestias al orinar, ardor, incomodidad, necesidad frecuente de ir al baño y dolor en la parte baja del vientre, aunque en cada mujer se manifiesta de manera desigual pueden llegar a padecer fiebre e incluso sangrado al orinar.

Es normal que durante el embarazo la madre se alarme ante cualquier complicación pero la cistitis se tratará igualmente que si no hubiera embarazo, solo hay que controlar los síntomas y administrar los antibióticos adecuados a la gestación.

¿Cómo se produce la  infección de orina?

La infección de orina se produce cuando las bacterias del recto o de la vagina se trasladan por la uretra y llegan a la vejiga provocando inflamación y reproduciendo los síntomas típicos de la cistitis.

Hay que tener en cuenta que dichas bacterias pueden desplazarse hasta los riñones y provocar la infección en dichos órganos donde la infección sería más grave llegando a provoca una pielonefritis. Sin embargo lo más común es que las bacterias queden atrapadas en la vejiga y se reproduzcan allí.

Durante el embarazo como bien hemos mencionado antes puede ser más frecuente dicha infección pero no está del todo claro que las mamás embarazadas sean un grupo de riesgo a contraer la infección.

Los síntomas más comunes de una infección de orina o cistitis son:

  • Dolor e incomodidad en la zona pélvica.
  • Molestias al mantener relaciones sexuales.
  • Ardor y picor en la zona vaginal.
  • Necesidad frecuente de orinar.

Hacer un comentario