¿Sabías que durante el embarazo es aún más importante practicar una correcta y adecuada higiene dental? Lo es precisamente por algo muy sencillo: durante el embarazo las hormonas tienden a causar que las encías se hinchen ligeramente, lo que te causará que sean más susceptibles a sangrar cuando te cepillas los dientes o utilices el hilo dental. Es más, las encías serán más vulnerables a la presencia de sarro y las bacterias que pululan por la boca.

Por este motivo siempre se hace especial hincapié en que la mujer embarazada acuda al dentista, aunque la mayoría de expertos aconsejan acudir al odontólogo antes del embarazo, ya que de esta manera llevará a cabo cualquier tratamiento sin dudas. No obstante, es cierto que suelen surgir bastantes dudas cuando visitas al dentista por vez primera tras quedarte embarazada. Una de las más comunes es la relacionada con los empastes, y si en realidad es o no seguro que te empasten algún dientes mientras estás embarazada.

Los empastes en el embarazo

Como manifiestan muchos expertos, es importantísimo visitar al dentista tanto si piensas quedarte embarazada como si ya lo estás, dado que en este caso te asegurarás de que tus dientes se encuentran en buenas condiciones. Por tanto, es fundamental decirle a tu dentista que estás embarazada, ya que en caso de tener que realizar algún tratamiento lo planificará en función de tu gestión sin que exista ningún tipo de riesgo ni problema.

Sobre los empastes, no son recomendables durante el embarazo los empastes realizados con amalgama de mercurio. Si bien es cierto que no existen pruebas que indicen riesgos para la salud ni de la futura mamá ni del feto, muchos especialistas no los aconsejan. No obstante, existen otras alternativas que sí son más saludables.

¿Qué son los empastes de amalgama de mercurio?

Consisten en una aleación de mercurio con varios metales, muy utilizados en las reconstrucciones dentales. Normalmente contienen un 50% de mercurio, mientras que el 50% restante está compuesto de plata, cobre y estaño.

Desde hace años se ha producido cierta controversia sobre los peligros que, para el organismo, puede conllevar el hecho de tener en la boca empastes de este tipo. No obstante, a día de hoy existen otras opciones que son mucho más estéticos, como son los empastes de resina y los cerámicos.

Imagen | Walt Stoneburner

Hacer un comentario