La lumbociática en la gestación

¿Cómo prevenir la lumbociática en el embarazo? La lumbociática se puede convertir en otra de las dolencias más comunes de la gestación. Descubre consejos para su prevención.

lumbociatica-embarazoDurante los meses de gestación y como bien hemos comentado en otros artículos son muchas las dolencias que aparecen a consecuencia de un cambio paulatino del cuerpo de la mujer.

Estos cambios que no solo se observan internamente como el cambio de hormonas, la producción de leche o la preparación del útero para albergar a un bebé también se sienten y sobre todo se padecen a nivel externo.

Es decir, la madre experimentará una serie de dolencias provocadas por la gestación, pues el cuerpo se está preparando para alimentar, desarrollar y cuidar a un bebé durante nueve meses.

La lumbociática es el dolor en la curva de las últimas vertebras de la columna incluida el sacro, es la unión de la ciática y la lumbalgia.

En este caso pueden darse ambas dolencias juntas y originarse una lumbociática que se darán sobre todo en los últimos meses de embarazos donde el peso del bebé sea mayor.

Cómo prevenir la lumbociática

Es frecuente que este tipo de dolor se de en la mayoría de las mujeres gestantes ya que el  peso del bebé provocará la inclinación de la columna hacia delante provocando una hiperlordosis lumbar.

Para evitar o disminuir el dolor provocado por la lumbociática es cuestión de corregir algunos hábitos durante el día que pueden evitarla completamente o espaciar su aparición durante la gestación.

Si pasas mucho tiempo de pie, por motivos de trabajos u otros deberás empezar desde comienzos del embarazo a reducir esa cantidad de tiempo, pues la espalda tendrá a arquearse cada vez más al estar de pie sin un punto de apoyo.

Procura apoyarte en una mesa, una silla o cualquier objeto que te sirva para descansar la espalda y las piernas.

Acuérdate que a la hora de apoyarte en una pared tendrás que apoyar la parte baja de la espalda e inclinarte hacia delante para evitar la posición arqueada de la columna.

Si sueles pasear mucho o andar procura hacerlo con los glúteos fuertes y contraídos y la tripa dentro, mantener la tripa hacia dentro no ocasionará daño al bebé pues en este caso solo evitarás el arqueo hacia delante de tu columna.

Por otro lado la utilización de tacones deberá ser adecuada al tiempo que los vayas a utilizar aunque la altura idónea sería de unos 3 a 4 cm. Si por el contrario utilizas unos tacones más altos deberás corregir aún más tu postura al caminar, pues los tacones provocarán la inclinación de tu cuerpo hacia delante y sobre todo de la columna en particular.

Uno de los mejores consejos para prevenir la lumbociática es andar descalza o con calcetines dentro de casa pues ayudarás a trabajar los músculos del pie y favorecerá la circulación de los mismos.

Hacer un comentario