¿Puedo tomar bebidas energéticas o energizantes en el embarazo? Te desvelamos sus riesgos y efectos en la gestación, tanto en el feto como en la madre.

En los últimos años ha aumentado el consumo de las conocidas como bebidas energéticas (conocidas popularmente también con el nombre de bebidas energizantes). Se caracterizan por ser bebidas sin alcohol ricas en cafeína, taurina y ginseng, que causan un efecto energético producido por la acción de sustancias psicoactivas, las cuales actúan sobre el sistema nervioso central.

Si habitualmente consumías este tipo de bebidas, y te has quedado embarazada, es más que probable que te surjan dudas relacionadas directamente con la posibilidad de que pueda o no ser adecuado seguir tomándolas.

Bebidas energizantes en el embarazo

Si tenemos en cuenta que este tipo de bebidas son ricas en cafeína, taurina y otros ingredientes con acción energizante (como es el caso del ginseng), evidentemente no se recomienda su consumo durante el embarazo, dado que a largo plazo su contenido en sustancias energizantes pueden causar complicaciones tanto en la propia gestación como en el bebé.

Ingredientes de las bebidas energéticas y su riesgo en el embarazo

  • Cafeína: aunque se puede tomar café a lo largo de la gestación (sobretodo si son cantidades limitadas al día), el consumo equivalente a dos tazas de café diarias aumentaría el riesgo de complicaciones durante el embarazo, pudiendo ser un riesgo de pérdida del mismo o causar que el bebé presente enfermedades o defectos congénitos.
  • Taurina: es un ácido orgánico comúnmente utilizado en dietas de pérdida de peso. No se recomienda su consumo tanto durante el embarazo como durante la lactancia.
  • Ginseng: aporta propiedades estimulantes, de ahí que sea muy consumido por deportistas con el objetivo de estimular y elevar su rendimiento. Evidentemente, no se aconseja durante la gestación.

Efectos el consumo de bebidas energéticas en el embarazo

  • Aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Aumento de la frecuencia respiratoria.
  • Aumento de la presión arterial.
  • Alto grado de excitación.

Evidentemente, estos efectos son precisamente las reacciones físicas que se deben evitar a lo largo del embarazo, ya que pueden afectar no solo a la madre, sino sobretodo a la salud del feto. Por tanto, en absoluto sería recomendable tomar bebidas energéticas, incluso aunque sea puntualmente.

Imagen | Tambako the Jaguar

Hacer un comentario