Placenta Accreta

Descubre en qué consiste la placenta accreta, qué es y si puede suponer un riesgo o no tanto para el embarazo como para el propio bebé.

En un artículo anterior mencionamos lo que significa manifestar placenta previa durante el embarazo y los riesgos que conlleva, pero también existe otro tipo de anomalías que tienen que ver con la posición de la placenta y son la placenta accreta, increta y percreta.

La placenta viene del latín y su nombre indica torta plana, está diseñada exclusivamente para satisfacer las necesidades del feto gracias a su estrecha relación con la madre a través del cordón umbilical. La placenta ayuda a nutrir, dar oxígeno y expulsar todo lo innecesario del feto a lo largo de la gestación.

placenta-accreta

Gracias a la función de la placenta como órgano permite durante los nueve meses de embarazo que el bebé mantenga un contacto especial y único con la madre, la cual se ha formado gracias a la unión del espermatozoide con el óvulo en el momento de la fecundación.

¿Qué es la placenta accreta?

Es en la segunda semana de gestación cuando la placenta se forma y crece hasta el tercer o cuarto mes de embarazo ocupando un lugar superior en el útero hasta el final del embarazo, sin embargo en algunos casos 1 de cada 2.500 éste órgano se adhiere a la pared uterina concretamente en el miometrio.

Éste tipo de complicación suele ocurrir después de presentar placenta previa, en otros partos con cesáreas o cirugías en el útero. La placenta accreta produce hemorragia vaginal hacia el tercer trimestre de embarazo y con más probabilidades de practicar cesáreas por prematuridad.

Si se le detecta placenta accreta durante el embarazo con un ultrasonido debe seguir las recomendaciones del médico y si en un futuro quiere volver a tener otro hijo podría plantearse una cirugía para salvar el útero siendo en muchos casos imposible.

Hacer un comentario