Qué consecuencias tiene retrasar la maternidad. Si piensas no tener hijos ahora y dejarlo para más adelante, descubre algunos riesgos de retrasar la gestación.

En la actualidad, con el ritmo de vida que llevamos en la que tendemos a poner por delante en primer lugar al trabajo y dejamos a un lado algunas cuestiones relacionadas directamente con nuestra vida personal y familiar, es muy habitual que muchas mujeres y parejas decidan retrasar el momento de tener hijos, llegando incluso hasta los 35 o 40 años. Los motivos, como decimos, pueden ser en realidad muy variados: el estilo de vida que se lleva en ese momento, el trabajo… o simplemente no tener ganas de tener un bebé.

Aunque se trata de una decisión muy común, lo cierto es que al retrasar la maternidad/paternidad la pareja puede encontrarse luego con que al momento de decidirse finalmente por tener hijos existen algunos problemas para la consecución de la concepción y luego del embarazo.

Consecuencias de retrasar la maternidad

Mayor riesgo de aborto

Cuando la maternidad se retrasa aumenta el riesgo de aborto en el primer trimestre. Según distintos estudios, a partir de los 35 años de edad y especialmente a partir de los 38 años el riesgo de aborto en los 3 primeros meses de embarazo aumenta en torno a un 40%. Sin embargo, en mujeres más jóvenes es sólo del 20%.

Mayor riesgo de sufrir algunas enfermedades del embarazo y complicaciones

Cuando la maternidad se ha retrasado pero la mujer se queda embarazada aumenta el riesgo de sufrir algunas enfermedades y complicaciones relacionadas con la gestación, tales como:

  • Diabetes gestacional: se diagnostica por la alteración de las curvas de tolerancia a la glucosa, en mujeres que anteriormente a producirse el embarazo estaban sanas. Se trata de un trastorno que debe ser controlado, dado que el aumento de glucosa en la madre estimula la producción de insulina del feto, afectando a distintos órganos y además causándole que aumente de peso de forma considerable.
  • Hipertensión arterial: se trata de una complicación importante que debe ser controlada y tratada, dado que puede causar una disminución del flujo de sangre de distintos órganos, como la placenta, produciendo a su vez una mala oxigenación y nutrición del feto.
  • Problemas circulatorios: aumenta también el riesgo de varices y de hemorroides.
  • Anemia: es uno de los trastornos más frecuentes, que puede causar que la mamá embarazada se sienta más cansada, débil y con poca energía. Una manera útil para prevenirla es consumir alimentos ricos en hierro y ácido fólico.

Más complicaciones durante el parto

Sobre todo si se trata del primer hijo, aumenta el riesgo de complicaciones durante el parto, aumentando a su vez la posibilidad de cesáreas. El motivo es evidente: a partir de los 35 años de edad los distintos tejidos han perdido elasticidad, de manera que la dilatación es mucho más larga y complicada, y a su vez la expulsión es más lenta.

Dificultad para conseguir el embarazo

El reloj biológico no perdona cuando la mujer o la pareja decide retrasar la maternidad. La pérdida de óvulos aumenta a partir de los 35 años de edad, mientras que la fertilidad disminuye hasta en un 30%.

Más tarde, entre los 40 a los 55 años de edad el porcentaje de disminución de la fertilidad aumenta hasta en un 63%, de manera que nos encontramos con que finalmente cuando la mujer desea retrasar mucho su maternidad, al final cuando quieren conseguir el embarazo pueden no lograrlo.

Imagen | Sam Churchill

Hacer un comentario