¿El consumo de soja afecta y es perjudicial para la fertilidad de los hombres y sobretodo para la calidad del esperma? Descubre cuáles son sus efectos y consecuencias más negativas.

Aunque se trata de un alimento antiquísimo, cuyo consumo data de hace muchísimos siglos en países asiáticos como China o Japón, lo cierto es que no ha sido hasta hace apenas unos años cuando el consumo de soja (y sus derivados) se ha extendido en nuestro país. Siendo muy habitual encontrar leche de soja, brotes o legumbres de soja, y derivados como el tofu (queso de soja) en las estanterías del supermercado.

En lo que se refiere a los propios beneficios de la soja y sus distintos derivados (como es el caso de la leche de soja, por ejemplo), es rica en ácidos grasos poliinsaturados, aminoácidos esenciales, proteínas, minerales como el calcio, fósforo y magnesio, así como vitaminas del grupo B.

El consumo de soja y la fertilidad de los hombres

No obstante, parece que no sería un producto recomendado para los hombres, especialmente para todos aquellos que deseen tener hijos.

Por un lado, debemos tener en cuenta que la soja contiene fitoestrógenos, cuya acción se combina con otros disruptores endrocrinos y xenoestrógenos, responsables de alteraciones de las hormonas sexuales, disminuyendo la fertilidad y los andrógenos.

En este sentido, parece que la daidzeína y la genisteína que encontramos en la composición de la soja serían compuestos genotóxicos para el esperma. Mientras que, por otro lado, los fitoestrógenos causarían retención de líquidos, hinchazón y ginecomastia en los hombres (desarrollo de las mamas).

También nos encontramos en su composición con los fitatos, los cuales afectan la correcta absorción de zinc. Como de buen seguro sabrás, el zinc es un mineral fundamental para el hombre, al elevar la testosterona e incrementar la fertilidad.

Las consecuencias del consumo de soja en el esperma del hombre

Según un estudio publicado en el año 2008 en la revista científica especializada ‘Human Reproduction’, los hombres que ingieran alrededor de media ración de soja al día (o bien otros alimentos derivados de la misma), segregan cantidades inferiores de espermatozoides, en comparación con aquellos hombres que no consumen esta legumbre habitualmente.

Por tanto, la recomendación es sencilla: si quieres ser padre lo más recomendable es que deseches prácticamente por completo el consumo de soja (y sus derivados). Además, no se aconsejaría su consumo incluso aunque no te encuentres en edad fértil o no quieras tener hijos, ya que por su contenido en fitoestrógenos no sería un alimento aconsejado para hombres.

Imagen | ricoeurian

Hacer un comentario