Parto de riñones

parto-riñonesTodas las mujeres embarazadas sueñan con un parto rápido donde su bebé nazca con buena salud y ellas padezcan los mínimos dolores durante pocas horas.

Sin embargo la realidad estriba en que es imposible saber hasta el primer minuto donde comienza el alumbramiento saber y conocer que tipo de parto va a tener la mamá gestante.

Es verdad que llevar un buen embarazo en cuanto alimentación, ejercicios adecuados a la gestación y la relajación necesaria durante esos meses ayudan en gran cantidad que el parto sea una experiencia sin complicaciones y sobre todo rápida.

Por el contrario a veces ni siquiera eso impide que el parto en muchas mujeres se vea se haga efectivo pero con ciertas complicaciones, pues puede que el proceso de dilatación se prolongue o que el bebé haya cogido una posición poco adecuada para nacer como puede ser el parto de nalgas o de riñones.

En este caso hablaremos un poco sobre el parto de riñones que en muchas ocasiones coge a la madre por sorpresa porque su bebé se ha dado la vuelta en poco tiempo antes de nacer.

Parto de riñones: ¿Cómo aliviar el dolor?

Cuando el bebé está colocado con la cabeza hacia la columna vertebral de la madre pude que ellas sientan más dolor en la zona de la espalda.

El bebé está presionando la parte baja de la columna de su madre con su cabeza en la posición occitoposterior.

Durante los momentos previos se puede aliviar los dolores de espalda que produce esa posición balanceando la pelvis o acurrucada de lado con las rodilla levemente levantadas.

El caminar aunque para muchas mamás sea lo peor que pueden hacer es muy beneficioso para ellas ya que ayudarán a descender al bebé por el útero hasta la vagina con más facilidad.

Terapias como la acupresión, los masajes y el agua son ideales para disminuir esos dolores punzantes que se presentarán en un parto de riñones.

Sin embargo y a pesar de los dolores el parto se presentará sin complicaciones y podrá dar a luz como cualquier otra mamá.

Hacer un comentario