Consejos y recomendaciones básicas sobre los cuidados del cordón umbilical del recién nacido.

Cuando el bebé se encuentra en el útero, se encuentra conectado a la pared interna a través de una abertura en su abdomen, por donde sale el cordón umbilical, que lo une a la placenta de la madre. Cumple una función fundamental, ya que gracias a él el bebé recibe el oxígeno y las diferentes sustancias nutritivas que necesita para su vida.

En relación a cuánto tarda en secarse y caerse el cordón umbilical, lo más habitual es que entre 10 a 21 días después del nacimiento el muñón umbilical (que es el nombre que recibe el cordón umbilical que queda en el abdomen del recién nacido tras cortarlo después del parto) tiende a secarse y a caerse. Aunque no es común, es posible que luego queden algunos pedacitos de piel nudosa, los cuales pueden desaparecer por sí solos, o sin embargo requerir tratamiento médico, el cual es indoloro para el bebé.

Cuidados del cordón umbilical

Cómo cuidar el cordón umbilical del recién nacido

En primer lugar debes tener siempre en cuenta que el cordón umbilical debe limpiarse cada vez que se cambia el pañal al bebé.

Una vez vayas a cambiárselo, debes frotar el cordón umbilical y la zona que lo rodea suavemente con una gasa estéril humedecido con alcohol, envolverlo luego con una gasa estéril seca y colocar el muñón por encima del pañal.

Eso sí, si el cordón umbilical tarda tiempo en caerse, supura o la piel de alrededor se enrojece, lo mejor es consultar al pediatra.

Imagen | devaburger

Hacer un comentario